La responsabilidad del Ego frente a la actualidad.

       diez-mentiras-003     Desde que fuimos creados, hemos tenido siempre todo el potencial de ser quienes queramos, ya que hemos comprendido que nuestra realidad es, simplemente, una manifestación de nuestras circunstancias físicas, mentales y espirituales. Sabemos además que nos movemos en tres universos como seres de luz, sin un antes y un después, donde sencillamente estamos, somos y existimos. Cuando uno de estos universos comienza a entrar en etapa AK (desequilibrio) perdemos el sentido del plan del propósito divino, y entramos de inmediato en el plan del miedo y la manipulación de la resistencia de nuestro propio EGO de la personalidad.

            AK es el desequilibrio de las energías que fluyen en los seres humanos, la inconsecuencia entre el sentir, pensar y hacer. Antiguamente se ha conocido como ‘akáshico’ a los registros que el hombre ha acumulado en su proceso de evolución. Esta creencia de ver al karma como la teoría del “ojo por ojo, diente por diente”, ya no es viable. Hoy los procesos de creación se están enfrentando a nuevos programas de evolución, como lo es el sistema de Reflexión: proceso por el cual la mente reflecta en los campos de creación toda circunstancia o acontecimiento para el aprendizaje inmediato desde la Ley de Causa y Efecto. Por tanto, esta energía desequilibrada y polarizada tiene que armonizarse o encontrar su equilibrio, para alcanzar su totalidad en la sabiduría

            Cuando actuamos desde nuestra personalidad inconsciente e implantada de recursos limitados, estamos siendo manipulados por el plan de la resistencia del miedo. La ejecución de estos planes es y será una realidad tal como te sirvan –  tal vez lo puedes calificar como bueno o malo –  pero simplemente es una realidad que va más allá de su polaridad y además es necesaria para llevar a cabo el aprendizaje que tu ser superior está esperando incorporar como sabiduría. Esta ejecución de acciones dispara un pequeño programa genético implantado en nuestra biología como parte del experimento ADAN KADMON (plantilla Cristalina o programa Original).

            La genética del ADAN KADMON es un programa que se va activando bajo códigos esencia del propio ser humano. Es un programa complejo que funciona a través de auto programaciones del libre albedrío de cada ser humano quien es el único autorizado a activarlo. Lo más impactante es observar cómo se prepara el escenario para que se active lo que se necesita precipitar para evitar el despertar y manifestar desde la carencia, la enfermedad y la ignorancia, la realidad en la que cada uno se encuentra.

            Veamoslo con este ejemplo: Cuando tu no te aceptas, no te reconoces o simplemente eres inconsecuente entre lo que piensas, sientes y haces, estás dejando algo afuera de ti, es decir, no está el concepto universal “Amor”, que es Unidad. Tu no te amas si no te reconoces como un Todo. Entonces estamos aceptando inconscientemente nuestra propia disgregación, no hay reconocimiento y estás dejando de lado aquello que no encaja con tu contexto social −  porque como para algunos eso es malo  –  muchas veces nos privamos hasta de sentir y experimentar, y entonces falta para alcanzar la sabiduría en la unidad total de tu ser.

      Si nosotros no nos reconocemos como una Unidad en mis sentimientos, mis pensamientos y mi cuerpo físico, entonces nos separamos y a ese proceso lo llamamos la “dicotomía del alma”. Así, para ir entendiendo desde la visión macroscópica, “el alma es la interacción entre el Sistema Administrativo y el Sistema Operativo de la Creación”.

        Si hablamos de transición, debemos abrir nuestros ojos y aprender a observar con inteligencia todo lo que está aconteciendo a nuestro alrededor y cuestionarnos todo lo que está ocurriendo en nuestro planeta y además comprender con tolerancia que todo suceso es parte de nuestro discernimiento. Se escucha: “No creo en la Política”, “estoy cansado de tanta manipulación”, “las religiones no me entregan las respuestas que busco o la economía actual no es más que la ambición de algunos en el bienestar individualista y no representa mi verdad”; así, podríamos nombrar muchísimos acontecimientos más. Es importante poner énfasis en que esas frases representan una falta de creencia, es decir, se renuncia a manifestar nuestro poder de creación que nos define como humanos. A estas alturas, ya sabemos que para que algo o alguien exista en la realidad debe ser reconocido (Ego). Los ejemplos mencionados se sostenían aún por las conciencias que creían en esa visión, entonces cuando el observador se detuvo y se cuestionó, se cambió el punto de mira del observador y las conciencias que sostenían esa verdad, por ende, cambiaron la realidad. Entonces aquí te pregunto: ¿Cuál es tu realidad?

            Pero hoy nos encontramos dentro de la transición, en la “tormenta” de interpretar como realidad la utopía individualista y el plan perfecto para el YO QUIERO: al decir esta es mi verdad, esto quiero para nuestra sociedad, decretamos sin disponer de la información y la interpretación de quienes realmente tienen acumuladas eones de experiencias en sabiduría sobre el camino evolutivo a seguir, tu sabiduría interna.

        Hay que iniciar y consolidar una nueva visión, conducir el acceso a la realidad desde el interior del espacio mental y espiritual, saneado desde el perdón y en la unidad del amor. Desde ahí, proyectar una visión elaborada en base al sacrificio por lograr el bien común para instaurar entonces como realidad, un ecosistema sustentable en todo ámbito de nuestros universos de existencia.

Libro: ASHANA, Disco Solar de Sirio

Deja un comentario

Ir arriba